lunes, 28 de marzo de 2011

Juventud, divino tesoro.


Puede que más de una piense que escribo como si tubiera setenta años, pero no, me quedan ocho dias para los quince (la niña bonita) y quince años libre de drogas, tabaco y tios.
La mayoria de niñatas quinceañeras pensarán "pues vaya aburrimiento", pues, me da igual lo que piense cualquier niña intentando aparentar la mayoria de edad para poder entrar en una discoteca, emborracharse para olvidar sus "problemas" de adolescente y tirarse al primer macarra que les pide dinero. Para imitar a la película de Grease o a dia de hoy, más bien a tres metros sobre el cielo.
Asumirlo, los macarras tatuados, sensibles, románticos y detallistas no existen. Lo único que podeis sacar es un puñetazo en un ojo, una humillación pública o el robo de la virginidad. Y tal y como estan las cosas, yo creo que hoy en dia, afrotunada la que la conserve con a los trece años.
Y cuando un dia, las pocas que quedemos decentes en el mundo encontremos un chico, nos querrá por nuestro amor y no para usar y tirar nuestro cuerpo cuando le venga ne gana. Ese dia me divertiré más que cualquiera de vosotras en cualquier noche loca. Hasta enonces podremos llevar bien alta la cabeza y presumir con motivo.


VTS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las bonitas sonrisas dicen:

Archivo del blog

¿Qué te ha parecido el blog?