domingo, 6 de marzo de 2011

Nacer, vivir y morir.


Vivimos, pero eso no dura eternamente. Puedes ser una maravillosa persona, procurar siempre el bien ajeno antes que el propio, creer en Dios, Jesús o el Espíritu Santo. Puedes preocuparte por personas que no deberían significar nada para ti, puedes querer a los que solo te toman por un conocido, puedes amar a los que te odian. Puedes quedarte siempre en casa, no haber probado el alcohol ni el tabaco en la vida, fastidiarte y quedarte en casa estudiando para conseguir un futuro mientras tus amigos se divierten y emborrachan. O puedes hacer lo que te parezca mas divertido y pasartelo bien sin importarte las consecuencias dia tras noche y noche tras dia. 
Aun que parezca mentira, la vida, tan maravillosa, el milagro de la naturaleza, también es injusta. Y una persona responsable y precavida puede morir a causa de alguna enfermendad, simplemente por mala suerte, por que le a tocado a él. Injusticia, tal vez. Pero os aseguro que si alguien así muere más tarde o más temprano, sea la persona más solitaria del mundo, siempre tendrá a alguien llorando en su tumba junto a un ramo de flores mustias.

L.A. Buena suerte. Tan bella persona se lo merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las bonitas sonrisas dicen:

Archivo del blog

¿Qué te ha parecido el blog?