domingo, 4 de septiembre de 2011

Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y entonces un día no precisamente especial cogí mi maquina de escribir, me senté y escribí nuestra historia, una historia sobre una época, una historia sobre un lugar, una historia sobre la gente, pero por encima de todo una historia sobre el amor, un amor que vivirá para siempre. Fin. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las bonitas sonrisas dicen:

Archivo del blog

¿Qué te ha parecido el blog?