martes, 29 de noviembre de 2011

Amélie

Un buen apuntador listo tras los tragaluces ,es lo que haría falta para que un tímido tenga la última palabra.

Al menos usted nunca será un hortaliza porque hasta las alcachofas tienen corazón.

-La vida es injusta cada uno calma los nervios como puede. -Amélie : yo hago rebotar las piedras. -Eso haces ? 

El tiempo no ha cambiado nada, Amélie sigue refugiándose en su soledad, se divierte haciéndose preguntas idiotas sobre la ciudad que se extiende ante sus ojos.

A veces los viernes Amélie va al cine:

Me gusta mirar hacia atrás en la oscuridad y ver la cara de los espectadores. También me gusta descubrir los detalles que nadie más ve. En cambio odio las viejas películas cuando el que conduce nunca mira a la carretera.


Verá, mi pequeña Amelie, usted no tiene los huesos de cristal, podrá soportar los golpes de la vida, si usted deja pasar esta oportunidad con el tiempo su corazón se ira haciendo seco y frágil como mi esqueleto. ¿A que espera? ande, vaya a por él.





1 comentario:

  1. Me encanta tu blog, ¿sabes? ojalá pudiese ponerlo así de colorido y bonito :) y también me encanta Amelié ^^ un besazo!

    ResponderEliminar

Las bonitas sonrisas dicen:

Archivo del blog

¿Qué te ha parecido el blog?